Crecientes cambios favorecen al sector asegurador


La industria aseguradora en la República Dominicana aportaal crecimiento económico apenas un 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB), menor que otros países de la región. Este resultado se debe en gran medida a la incapacidad del sector de llegar al cliente con el conocimiento de las soluciones de seguros a nivel nacional.

Importante destacar que este sector es la espina dorsal que permite la sostenibilidad de otras industrias que impulsan con mayor porcentaje al PBI como: Minería, Intermediación Financiera, Construcción, Turismo, Energía Renovable, Agropecuario, Zonas Francas, Telecomunicaciones, Cine, entre otras. Evitando que cualquier evento detenga sus operaciones.

El año 2017 fue sumamente bueno para la industria. Según las cifras oficiales al cierre del añoel Sector Seguro creció un 22%, este valor reflejo un efecto extraordinario influido por el movimiento de la cartera de una de las principales compañías aseguradorasy referentes deLa Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL)reubicada a La Súper Intendencia de Seguros. Visto bajo el escenario tradicional el crecimiento fue de un 11%.

La siniestralidad afectóel resultado principalmente en: los costos del negocio de seguros y reaseguro, además el incremento en casi dos puntos porcentuales de los seguros de salud e incendio y líneas aliadas(efectos en parte de las catástrofes climáticas experimentadas). Respecto a la siniestralidad de automóvil se redujo en ese período en casi seis puntos porcentuales, dado a mejoras en tarifas y políticas de suscripción más conservadoras.

La perspectiva del sector para este 2018 es de estable a favorable, dada la expectativa de que el país mantenga un desempeño sólido. Se considera que el sector se mantiene bien posicionado para enfrentar los retos que el entorno económico y político pudiera ejercer.