Las reaseguradoras, claves en la disminución del riesgo


El papel de las compañías de seguros es presentarse ante sus clientes como un respaldo que garantice una respuesta a tiempo para mitigar situaciones de riesgo. Para llevar a cabo esta misión, las aseguradoras necesitan tener la tranquilidad de que podrán responder a las necesidades de sus clientes sin correr el riesgo de quedar descapitalizadas. Por este motivo las empresas de seguros contratan los servicios de compañías reaseguradoras quienes reciben una proporción de los riesgos asumidos y así aumentan la capacidad de respuesta de las aseguradoras.

Esta tranquilidad que reciben las compañías de seguros es transmitida a sus clientes, quienes se sienten confiados al saber que su patrimonio está doblemente asegurado. Las reaseguradoras son “el seguro de las aseguradoras” y su principal función es aumentar la capacidad de suscripción por riesgo de las aseguradoras, ya que garantiza mayor solvencia y permanencia a largo plazo. Además de proteger a la compañía frente a catástrofes naturales como huracanes o terremotos.

Mediante el contrato del reaseguro, la compañía de seguros cede una parte o la totalidad de uno a más riesgos a una compañía reaseguradora que los acepta por medio de un acuerdo del reparto de las primas devengadas por asegurar el riesgo. A cambio, también se produce un reparto de las responsabilidades derivadas del riesgo, por ejemplo, el pago de los siniestros cubiertos por la póliza.

El reaseguro es un factor de disminución del riesgo y cumple una función de financiación ya que las compañías aseguradoras incrementan el volumen de sus negocios. Al tener la seguridad de un respaldo añadido, aceptan mayores riesgos y firman un mayor número de seguros, además de que son estabilizadoras del mercado al repartir las pérdidas entre una o más reaseguradoras.

La elección de las reaseguradoras

De la misma forma como los clientes toman en cuenta muchos aspectos a la hora de elegir la compañía con la que van asegurar su patrimonio, las aseguradoras también establecen criterios de selección fiables para contratar reaseguradoras con la suficiente fortaleza financiera y experiencia internacional que las avale.

La elección correcta de la reaseguradora es una responsabilidad que va más allá de los bienes propios de las aseguradoras, ya que éstas en parte también se hacen responsables de la promesa que las compañías de seguros hacen a sus clientes. Para elegirlas, las aseguradoras se auxilian de las calificadoras de riesgos más confiables, cuyas valoraciones sobre las reaseguradoras tienen reconocimiento y validez.

Predicando con el ejemplo

El fundamento de las compañías aseguradoras se basa en concienciar a los clientes sobre la importancia de confiar su patrimonio e inversión a una compañía que se hace responsable de ofrecer respaldo a tiempo en caso de cualquier eventualidad. Qué mejor forma de demostrar la validez de esta práctica que predicando con el ejemplo y depositando ese voto de confianza en una compañía reaseguradora que se hace responsable de proteger tanto el patrimonio de las aseguradoras como de sus asegurados.

Colaboración artículo: Laura Sosa Lamarche, Gerente de Reaseguros Seguros SURA